viernes, 7 de diciembre de 2007

Navidad 2007

Calle del Comercio
Aunque la creencia popular la asigna el nombre tradicional de calle Ancha, no es cierta tal equivalencia sino en aparte; en efecto, la auténtica calle Ancha era sólo el trayecto comprendido entre Zocodover y el comienzo de la cuesta de Belén. En las menciones que de esta calle se hacen en los siglos XVI al XIX se indican diversos nombres gremiales para el resto hasta la plaza de las Cuatro Calles.

En 1556 se reseñan, desde Zocodover, la calle Ancha, la calle de la Lencería y la de la Calcetería. Francisco de Pisa por su parte, partiendo de Zocodover asimismo, nos habla en 1593 de que “en la calle Ancha, que va por otro camino, hay diversidad de oficios, cordoneros, calceteros y joyeros... tiendas de lencería, de jubeteros y calceteros: y desde el Solarejo, plateros y cereros...”

Como resultaban demasiados nombres gremiales para una calle que tiene una unidad indiscutible, el Ayuntamiento obró con cordura en el Nomenclátor de 1864 al llamarla, uniformemente, con el nombre genérico de la calle del Comercio, que engloba a todos los posibles géneros a vender; y así se explica también que se aceptase por todos, aunque no fuera totalmente nuevo entonces.

Aun así, los toledanos no dejaron de llamar calle Ancha a su vía más transitada, aunque hayan olvidado que se llamaba así al derribar siete casas en su acera de los pares, desde la entrada por Zocodover, realizado en 1616 para que pasase la solemne procesión de la Virgen del Sagrario; ello podría ser la causa del antiguo topónimo; no obstante, antes de verificarse este ensanche ya se usaba el nombre seguramente por ser la más amplia de las que nacen en el antiguo Zoco.

El carácter mercantil de la calle ha hecho que en ella no existan casas o palacios famosos. Sólo dos edificios de cierta nombradía han dejado rastro documental: el Mesón de los Paños, que estaba ubicado haciendo esquina con la calle Nueva (fue Banca Sucesores de A. Jiménez, y en nuestros días, Banco Central). El otro edificio, llamado Calahorra Vieja, propiedad de la Catedral en 1234, año en el que ya era un mesón. Se supone que estaba situado con salida a la calle de la Sierpe. (Fuente: Historia de las Calles de Toledo).

Como se ha comentado, todo parte de la plaza de Zocodover, uno de los lugares de la ciudad donde se llevan a cabo multitud de actos y festejos, así como también sirve de popular punto de encuentro y disfrute de los toledanos y sobre todo paso obligado para los miles de turistas que jalonan las calles del casco histórico durante todo el año. Pues bien, la mencionada plaza fue objeto de dos leyendas:

Allá van leyes donde quieren reyes. “...Pero la sorpresa y el silencio rotundo de toda la plaza llegó cuando el fuego se extinguió y los allí reunidos pudieron comprobar que entre las cenizas aún quedaba intacto el otro misal, el romano, que también había sobrevivido al intenso fuego”.

La Sierva. “...colgaban los verdugos en las almenas del Alcázar la cabeza de aquella esclava del Rey, de la bella Azrael, la de talle gentil como la palmera del oasis, la de mirada ardiente como las arenas del desierto”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Introduce tu comentario...