miércoles, 10 de diciembre de 2008

Navidad 2008

Iglesia de San Cipriano
El origen de este templo se remonta a la época de la dominación musulmana, tal y como se pone de manifiesto en la exenta torre mudéjar.

La iglesia fue reformada entre los años 1612 y 1613 siendo Juan Bautista Monegro el responsable de las trazas, encargándose de los trabajos el alarife Juan de Orduña. Se alargó la capilla mayor.

El resultado es un edificio de una sola nave, rematado por un ábside plano y con un coro elevado en los pies. En 1708 se reconstruyó la torre, conservando su estructura original de época medieval, siguiendo el modelo más antigüo dentro de la tipología de torres mudéjares toledanas, que se caracteriza por la construcción de paramentos lisos de mampostería encintada y un cuerpo superior en ladrillo, destinado a campanario.

El camarín de la Virgen de la Esperanza fue construido en 1622 para conservar la talla románica de la Virgen, fechada en el siglo XII. La portada sigue el esquema de la fachada de la iglesia de San Pedro Mártir, se reduce aquí a un arco de medio punto con aparejo de sillares resaltados y escudos de Don Carlos Venero en las enjutas, y a una hornacina entre aletones que actúa como remate. (Fuente: Wikipedia).

Muchas calles de Toledo tienen su propia leyenda. Cercano a esta iglesia se encuentra la calle de la Mano, donde surgió la leyenda popular de La mano ensangrentada.“...abren la puerta y allí descubren una imagen terrible: un perro trae en la boca una mano ensangrentada. No pudiéndolo evitar, el animal entra en el convento y deja la mano en el patio”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Introduce tu comentario...